Skip to Menu Skip to Content Skip to Footer

La formación de la DSI en la comunidad cristiana

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Miércoles, 12 de Septiembre de 2012


XX Curso de Doctrina Social de la Iglesia
Fundación Pablo VI, 10-12 de septiembre de 2012 

Lucio Arnaiz
Delegación Pastoral Social
Diócesis de Oriehuela Alicante

MESA REDONDA: "LA FORMACIÓN DE LA DSI EN LA COMUNIDAD CRISTIANA"

1.- La DSI, “la bella desconocida”

1.1. Mucha y buena doctrina, escasa pedagogía

Desde el Concilio, contamos con una hermosa teología de la caridad –como nunca hemos tenido-, pero andamos escasos de mediaciones catequéticas claras.

Todos nos acordamos de las obras de misericordia que tan presentes estaban en la catequesis (cf. CIC 2447).

Tenemos en la DSI un valioso tesoro, pero insuficientemente conocido, divulgado y vivido-aplicado. P.e.:

  • los documentos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social “La Iglesia y los pobres” (año 1994) y de la Plenaria de la Conferencia Episcopal Española “La caridad de Cristo nos apremia” (año 2005)
  • Catecismo de la Iglesia Católica (números 2419-2463)
  • NMI 49-50
  • el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia
  • las tres encíclicas de Benedicto XVI

Las Delegaciones o Secretariados Sociales, bajo la denominación que cada diócesis haya establecido, tenemos encomendada precisamente esa misión: ayudar a toda la Iglesia diocesana y a la sociedad a conocer y vivir la dimensión social de la fe; tenemos el encargo de encontrar la pedagogía adecuada.

1.2. Poca DS de la Iglesia más próxima

Hay una desproporción curiosa: hay mucha Doctrina Social de los papas, de alcance universal y global, pero bastante menos de los Obispos diocesanos, las Iglesias locales, las parroquias y comunidades eclesiales más próximas.

Como si hubiera un acuerdo tácito que dijera que, en las cosas sociales, basta con lo que diga el Papa, que vale más no meterse en dibujos.

Es evidente que el sujeto de la DSI no puede ser sólo el Papa. El sujeto natural de la DSI  es, en primera instancia, la Iglesia local. Es en la Iglesia local donde se encarna y se localiza la Iglesia universal. El territorio tiene en la Iglesia local un valor teologal y no meramente sociológico.

El Pueblo de Dios no es sólo el destinatario de la DSI sino también su sujeto y agente “Toda la comunidad eclesial –sacerdotes, religiosos y laicos- participa en la elaboración de la doctrina social, según la diversidad de tareas, carismas y ministerios” (CDSI 79).

Las Delegaciones o Secretariados diocesanos no tenemos que monopolizar la palabra “social” de la Iglesia diocesana, sino abrir brecha, ir por delante, recordar a todos que los sufrimientos de las personas son lugar sagrado donde Dios nos cita.

1.3. Más teoría que praxis

En torno a la DSI hay más estudio que praxis, más estudiosos que testigos. Pero la DSI existe, sobre todo, para ser vivida y aplicada. En la DSI nos encontramos con:

  • principios de reflexión
  • criterios de juicio
  • pero también y sobre todo orientaciones para la acción (CIC 2422).

Además de leer e interpretar la realidad, la quiere transformar, la quiere conformar con los criterios y valores del Evangelio.

También a las Delegaciones y Secretariados de la cosa nos es más fácil hacer un documento que alentar y acompañar iniciativas concretas.

“Hoy más que nunca es preciso que esta doctrina no se quede sólo en conocimiento y reverencia, sino que sea llevada a la práctica por todos los medios y procedimientos que las diversas circunstancias de los tiempos y lugares permitan o exijan” (Juan XXIII, MM 221).

1.4. Se hace camino al andar. Más que ayer, menos que mañana

La vivencia de la dimensión social de la fe va creciendo lentamente, sin sobresaltos, pero está aún insuficientemente presente en la vida de la Iglesia. Ante las cuestiones sociales, tan complejas como todo lo humano, estamos menos acostumbrados a pronunciarnos.

Experiencias hermosas:

  • la carta pastoral de los Obispos vascos y navarros sobre la crisis económica,
  • los gestos de solidaridad con los desempleados (un día de sueldo, la paga extra…) 

Cuando la Iglesia se pronuncia sobre cuestiones sociales o toma iniciativas en esta línea, suele ser bastante bien acogida y se produce un efecto de puente y conexión con la sociedad.

1.5. Dos anécdotas

  • En un Consejo Presbiteral de mi diócesis, el ecónomo expone la situación económica de la diócesis y la necesidad de recortes… en el diálogo un compañero plantea la conveniencia de trabajar con la banca ética.
  • El Papa en la carta apostólica Porta Fidei dedica un número 14 entero a la caridad. Dice textualmente: “El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad… Gracias a la fe podemos reconocer en quienes piden nuestro amor el rostro del Señor resucitado”.

Sin embargo, en la Nota con indicaciones pastorales para el Año de la fe que publicó la Congregación para la Doctrina de la Fe, las referencias a la caridad han desaparecido. Se sugieren muchas cosas, pero ninguna que afecte a la vivencia de la caridad.

En nuestra diócesis hemos procurado cubrir esa laguna con la publicación de las Obras de Misericordia para el Año de la Fe:

  • Visitar a los enfermos
  • Apoyar el trabajo de Cáritas
  • Acoger al inmigrante y necesitado
  • Acompañar a los que pierden la esperanza
  • Actuar con honestidad y austeridad
  • Conocer y aplicar la doctrina social de la Iglesia
  • Sacar las consecuencias caritativas de la fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Tenemos que seguir insistiendo mucho: la DSI forma parte de la evangelización, es elemento fundamental y no apéndice opcional.

2.- La DSI, parte de la evangelización

La Iglesia se expresa y se realiza en la correcta articulación de Palabra-Sacramento-Caridad. Si la dimensión caritativa de la fe no está suficientemente desarrollada, es toda la Iglesia la que sale perdiendo. No son cosas o compartimentos estancos. Se trata del misterio de Dios revelado en Jesucristo observado desde tres perspectivas distintas y complementarias.

La búsqueda de la justicia forma parte de la evangelización (Sínodo del 71); la DSI forma parte de la evangelización (cf CDSI 7, 66, 67). La DSI “pertenece a su misión evangelizadora y forma parte esencial del mensaje cristiano” (CA 5e). “No es que la Iglesia “tenga” una ética social, sino que ella misma “es” una ética social” (Daniel Izuzquiza). La fe como alternativa.

La DSI ayuda al hombre de hoy a comprender la actualidad del Evangelio: “hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír” (Lc 4,21). “El desarrollo de la doctrina de la Iglesia en materia económica y social da testimonio del valor permanente de la enseñanza de la Iglesia, al mismo tiempo que del sentido verdadero de su Tradición siempre viva y activa” (CIC 2421, cf. CA 3).

La divulgación y aplicación de la DSI es una oportunidad de oro para:

  • arrimar responsablemente el hombro en la construcción de la sociedad, subrayando lo mucho que nos une con los distintos;
  • el encuentro con los hombres y mujeres de hoy, especialmente con los que sueñan que otro mundo es posible;
  • aminorar la baja credibilidad de la comunidad cristiana;
  • responder a las heridas de las víctimas de hoy
  • estimular la vivencia de la dimensión socio-caritativa de la fe en nuestras comunidades eclesiales.

“La DSI es un punto de referencia indispensable para una formación cristiana completa” (CDSI 528).

“En concreto, es absolutamente indispensable –sobre todo para los fieles laicos comprometidos de diversos modos en el campo social y político- un conocimiento más exacto de la DSI… Tal doctrina ya debe estar presente en la instrucción catequética general, en las reuniones especializadas y en las escuelas y universidades” (CL 60).

3.- Caso de la diócesis de Orihuela-Alicante

Una manera propia de organización:

  • 5 vicarías territoriales 
  • 7 Delegaciones Diocesanas:
    a) Personas: Laicos / Vida Consagrada / Clero
    b) Tria munera:  Fe / Liturgia / Caridad
    c) Medios de Comunicación social.

Una Delegación de Acción Social y caritativa de la que forman parte los siguientes Secretariados Diocesanos:

  • Cáritas Diocesana
  • Secretariado de Migraciones
  • Secretariado de Pastoral Penitenciaria
  • Comisión Diocesana de Justicia y Paz
  • Secretariado de Acción contra la Droga.

El delegado tiene una función de coordinación y animación, pero no gestiona directamente ninguno de los cinco Secretariados.

Cada uno de estos Secretariados tiene tareas para dar y tomar. Al frente de esos Secretariados suele haber personas de mucha capacidad.

Se une al trabajo de la Delegación sponte sua el Secretariado de Pastoral Obrera.

Una insistencia casi obsesiva: el sujeto primordial de la caridad es la Iglesia diocesana entera. Los Secretariados son herramientas que expresan la sensibilidad socio-caritativa de la diócesis y que “sirven” en la medida en que ayudan al resto de comunidades eclesiales a vivir la dimensión socio-caritativa de la fe.

Por tanto, el objetivo fundamental de la Delegación es alentar la vivencia de la dimensión socio-caritativa de la fe en el conjunto de la diócesis.

Por lo tanto, el primer punto no es ¿qué hemos hecho, qué estamos haciendo nosotros, los que animamos estos Secretariados? La gran cuestión es ¿cómo estamos empujando al conjunto de la diócesis a crecer en sensibilidad y normalidad socio-caritativa.

El funcionamiento de la Delegación:

  • un funcionamiento de bajo perfil, suave, llevadero para no “molestar”, para no “cargar” las agendas y las tareas de personas “sobrecargadas”;
  • una reunión cada dos meses a la que asisten los responsables de cada Secretariado para:
    - recordar y acoger de las prioridades del PDP y de la diócesis
    - compartir la información de lo nuclear de cada Secretariado: objetivos, planteamientos de fondo, fechas de interés diocesano…
    - evitar duplicidades
    - realizar alguna tarea en común, transversal… La función engendra el órgano: el trabajo concreto en común favorece la coordinación, la comunión y una cierta confluencia en el lenguaje…

Cuestiones realizadas en común:

  1. aportación al discernimiento del PDP (fase de borrador)
  2. seguimiento bimensual de la crisis
  3. documento anual de la Delegación sobre una cuestión de actualidad

A sugerencia de la Delegación, el Consejo Diocesano de Pastoral abordó en el curso 2008-2009 el tema de la crisis y elaboró un documento titulado “Crisis económica y propuestas operativas para las parroquias”. Se hizo una primera edición de 1.000 ejemplares que se repartió a todos los participantes en la Asamblea Diocesana de Pastoral del año 2009. Y se encartó como una separata de la Hoja Diocesana con una tirada de 22.000 ejemplares.

D. Rafael Palmero, nuestro obispo hasta finales de julio, nos pidió en dos ocasiones que entregáramos a Cáritas la paga extra.

4.- Documentos de la Delegación

Cada año, más o menos, la Delegación elabora y publica un documento sobre una cuestión de actualidad desde las claves de la DSI.

La gran cuestión que nos planteamos cada año es: ¿qué es lo más significativo que está pasando socialmente a nuestro alrededor? ¿qué luces podría aportar la Iglesia diocesana?

¿Con qué objetivos?

            1º) crear comunión, sentido de pertenencia, conciencia de Delegación; realizar una  acción conjunta entre nosotros.

            2º) leer, estudiar, interpretar entre todos un tema “candente” desde las claves de la  DSI.

            3º) divulgar, dar a conocer la DSI pero no de un modo abstracto y general, sino a partir de una situación concreta y cercana.

            4º) sensibilizar, acompañar a los católicos y comunidades eclesiales.

            5º) dialogar con la sociedad y sus organizaciones a partir de situaciones comunes y siendo transparentes en nuestras señas de identidad.

 Después de un ejercicio de discernimiento, esto es lo que hemos ido trabajando:

2012DSILucio



 INDICE DEL DOCUMENTO

“ALGO NUEVO ESTA NACIENDO” (Is 43,19)

 

1.- Introducción. ¿Una expectativa frustrada?

2.- “Algo nuevo está naciendo”. Pequeños cambios a la vista. El “ver”

2.1. ¿Una austeridad a la fuerza?
2.2. El aumento de la solidaridad y el voluntariado
2.3. La familia, principal agente solidario
2.4. El interés creciente por la formación y la cualificación profesional
2.5. El aumento de las expresiones de insatisfacción
2.6. Un creciente rechazo social de la corrupción
2.7. El lento crecimiento de la llamada “banca ética”
2.8. La lenta recuperación del trueque
2.9. El alternativismo

3.- Cuestiones de la Doctrina Social de la Iglesia en juego. El “juzgar”

3.1. La primacía de  la persona y su responsabilidad en la búsqueda de  soluciones
3.2. La subsidiariedad, el protagonismo de la sociedad civil
3.3. La solidaridad
3.4. La familia, célula vital de la sociedad
3.5. La opción preferencial por los pobres
3.6. El respeto de la creación
3.7. El valor humanizador del trabajo
3.8. Criterios éticos de inversión
3.9.  La fe en Jesucristo, manantial de creatividad solidaria

4.- Pistas para seguir avanzando. El “actuar”

A) Todos co-responsables

4.1. Favorecer el protagonismo y la creatividad de los más afectados por    la crisis
4.2. Luchar con otros

B) Tareas permanentes

4.3. Educarnos en la sensibilidad hacia los empobrecidos
4.4. Alentar una nueva creatividad solidaria
4.5. Avanzar hacia una austeridad “deseada”
4.6. ¿La hora del decrecimiento solidario?
4.7. Favorecer la cultura de la gratuidad o el don
4.8. Fortalecer las redes sociales solidarias
4.9. Moralizar los comportamientos

C) Prácticas alternativas

4.10. Estimular la cultura del ahorro y el ahorro solidario
4.11. Invertir con criterios morales
4.12. Extender prácticas alternativas

D) El trabajo, clave de la cuestión social

4.13. Repartir el trabajo existente
4.14. Posibilitar condiciones dignas de trabajo y sueldo

E) El anuncio de Jesucristo, manantial de iniciativas liberadoras

4.15. Anunciar a Jesucristo, la mayor caridad

5.- Algunas iniciativas sociales-ciudadanas que invitan a la esperanza y la creatividad

5.1. Comportamiento ejemplarizante de algunos políticos
5.2. Huertos “urbanos”
5.3. Cooperativas de consumo ecológico (Mercatremol, L’Alficòs)
5.4. Acomar (Acogida de marginados)
5.5. Empresas de inserción (Proyecto Lázaro…)
5.6. Programa “Currelando se currela”
5.7. El Encinar de Mambré
5.8. Proyectos de Cáritas de promoción personal y laboral
5.9. Proyecto Paloma
5.10: El almacén ABC

Importancia del qué y del cómo

  • Ejercicio de discernimiento comunitario: qué es lo más significativo de lo que acontece, qué estará Dios queriendo decir…
  • Ejercicio de escritura comunitaria: en torno a 9 meses de gestación-maduración, texto – reacciones - nueva redacción – reacciones –
  • Consulta a expertos (¿hay algún error de bulto, algún dato inexacto?)
  • Discernimiento episcopal-eclesial (ejercicio de comunión y misión).
  • Con el esquema de la Revisión de Vida, subrayando lo peculiar en el “juzgar” y el “actuar”. El “ver” normalmente suele ser más conocido y compartido (p.e. las cifras provinciales de desempleados…)

Valoración:

La vivencia de la dimensión socio-caritativa de las comunidades cristianas de la diócesis es “manifiestamente mejorable”. Al menos, una vez al año nos hacemos “ver” y “oír”.

Eco desigual:       

  • en la comunidad cristiana:
    - algunos adictos
    - “ni siquiera hemos oído hablar”
    - otras urgencias y sensibilidades
  • en la sociedad:
    - según el tema,
    - ha posibilitado encuentros de diálogo,
    - cierta indiferencia…
  • en las autoridades civiles: una cierta incomodidad e incomprensión (“es rara la palabra de los nos profesionales de la política y el sindicalismo”) (erradicación vivienda precaria, el gasto social en los presupuestos de la Generalitat…)
  • El valor de lo colegial, comunitario, sinodal, eclesial…
  • A andar se aprende andando; nos ha hecho crecer y aprender a escuchar a Dios en lo concreto.

Master

Master de Doctrina Social de la Iglesia

Master de Doctrina
Social de la Iglesia

Residencias

Residencias Universitarias

León XIII (femenina)
Pío XI (masculina)

Fundación

Fundación Pablo VI

Creada por el
Card. Ángel Herrera Oria

Colegio Mayor

Colegio Mayor Pío XII

Colegio Mayor
Pío XII

UPSAM

UPSAM

Univ. Pontificia de Salamanca
Campus Madrid