Skip to Menu Skip to Content Skip to Footer

Cuidar la creación

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Enrique Benavent Vidal Jueves, 13 de Julio de 2017

BenaventVidalEl tiem­po del des­can­so pro­pio del ve­rano fa­vo­re­ce un ma­yor con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Se­gu­ra­men­te, mu­chas de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­mos du­ran­te el esta épo­ca del año tie­nen re­la­ción con el me­dio am­bien­te y per­mi­ten un ma­yor co­no­ci­mien­to y dis­fru­te de la crea­ción.

Actual­men­te se tie­ne una gran sen­si­bi­li­dad en re­la­ción con la ne­ce­si­dad de res­pe­tar y cui­dar la na­tu­ra­le­za. La con­cien­cia eco­ló­gi­ca es cada vez ma­yor, has­ta el pun­to que el Papa Fran­cis­co ha es­cri­to la en­cí­cli­ca Lau­da­to si', en la que nos re­cuer­da a los ca­tó­li­cos que el cui­da­do de la casa co­mún, que es nues­tro mun­do, cons­ti­tu­ye un au­tén­ti­co de­ber mo­ral. El uso egoís­ta de los bie­nes y re­cur­sos na­tu­ra­les por un de­seo des­me­di­do de en­ri­que­cer­se, o la fal­ta de res­pe­to al me­dio am­bien­te, en­su­cian­do los pa­ra­jes o rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des que los pue­den da­ñar, son prác­ti­cas que no cons­ti­tu­yen úni­ca­men­te una agre­sión al me­dio am­bien­te, sino que son tam­bién una fal­ta de res­pe­to a los de­más, por­que les im­pe­di­mos dis­fru­tar de la be­lle­za de la crea­ción. El Papa nos ha re­cor­da­do en esta en­cí­cli­ca que to­dos te­ne­mos el de­ber de de­jar a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras un mun­do me­jor del que he­mos en­con­tra­do, tam­bién en lo que su­po­ne el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za.

El Papa nos dice que para con­cien­ciar a to­dos en esta exi­gen­cia es ne­ce­sa­ria una edu­ca­ción para una eco­lo­gía in­te­gral, que co­mien­ce con el res­pe­to y la pro­tec­ción ab­so­lu­ta del ser hu­mano; que no con­vier­ta la eco­lo­gía en un lujo úni­ca­men­te ac­ce­si­ble a aque­llas so­cie­da­des que ya lo tie­nen todo y bus­can sim­ple­men­te una ma­yor ca­li­dad de vida; que nos lle­ve a unos há­bi­tos de vida ca­rac­te­ri­za­dos por una ma­yor aus­te­ri­dad y sen­ci­llez, le­jos de la men­ta­li­dad con­su­mis­ta que nos in­va­de; que fo­men­te ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos en or­den a una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal; y que nos lle­ve a una mi­ra­da de las per­so­nas y de las otras cria­tu­ras que no esté ca­rac­te­ri­za­da por el prag­ma­tis­mo y el uti­li­ta­ris­mo. Si in­terio­ri­za­mos es­tas ac­ti­tu­des es­ta­re­mos lu­chan­do, se­gún la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des, por una ma­yor jus­ti­cia so­cial en nues­tro mun­do y por de­jar para el fu­tu­ro un mun­do me­jor del que he­mos re­ci­bi­do.

Para los cre­yen­tes, el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es tam­bién una fuen­te de es­pi­ri­tua­li­dad, un ca­mino para lle­gar al en­cuen­tro con Dios. El Papa, en la Lau­da­to si' nos su­gie­re unos prin­ci­pios de lo que él de­no­mi­na una "es­pi­ri­tua­li­dad eco­ló­gi­ca", que ali­men­te "una pa­sión por el cui­da­do del mun­do" (nº 216): la per­cep­ción de la be­lle­za de la crea­ción nos evo­ca la be­lle­za de Dios y nos lle­va a re­co­no­cer que el mun­do es un don que he­mos re­ci­bi­do del amor del Pa­dre; el sen­tir­nos par­te in­te­gran­te de ella nos lle­va a vi­vir en una ma­yor co­mu­nión con to­das las cria­tu­ras; la con­tem­pla­ción de las obras de Dios nos debe lle­var a res­pe­tar las le­yes que Él ha ins­cri­to en la na­tu­ra­le­za; la paz que per­ci­bi­mos en el con­tac­to con la crea­ción nos debe lle­var a una paz con no­so­tros mis­mos, con los de­más y con Dios, rom­pien­do la ló­gi­ca de la vio­len­cia, del apro­ve­cha­mien­to y del egoís­mo.

Que se­pa­mos dis­fru­tar de la crea­ción. Con mi ben­di­ción y afec­to.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa